6 mar. 2011

LA SOLEDAD

« Los verdaderos compañeros son los árboles, las hierbas, los rayos del sol, las nubes que corren en el cielo crepuscular o matinal, el mar, las montañas. Es en todo esto que se asienta la vida, la verdadera vida y nunca se está solo cuando sabemos que la vemos y la sentimos.”

Generalmente la soledad nos abruma. Somos muy infelices cuando nos sentimos completamente solos, nos da temor y nuestro sentimiento es de abandono.

Todo está en nuestra mente, en nuestra manera de ver las cosas, en la influencia que tenemos de nuestro medio, alrededor del cual crecemos. La soledad es una filosofía de vida.

El momento en que nacemos estamos completamente solos y desnudos. El tiempo antes de nacer (9 meses) lo pasamos en un medio acuoso, el agua fuente (río, mar); acompañados de ramas (venas, arterias); de árboles (intestinos de nuestra madre); de ecos, ruidos de la naturaleza, sensaciones de frío, calor (temperatura de alimentos que ingiere nuestra madre); ejemmm...si lo miramos desde un ángulo de creatividad.

Todo esto para decirles que nuestro acompañamiento al interior del útero de nuestra madre está hecho de símbolos de la verdadera naturaleza humana que también la encontramos al exterior y se llama simplemente naturaleza.

Filosofando un poco... si al momento de nacer no hubiéramos encontrado a ningún ser humano a nuestro alrededor que nos prodigue vestimenta y alimentación y a lo mejor hubiéramos encontrado un mamífero, (cualquier especie animal), que nos de calor, nos alimente y nos enseñe a vivir...es muy probable que la naturaleza a cielo abierto hubiera sido nuestra vivienda. Todo hubiera estado en orden de acuerdo a la experiencia que estaríamos experimentando.

Y mismo si no hubiéramos encontrado alguna especie animal, sino mas bien una especie vegetal, seguramente las hojas, las ramas, los frutos, nos hubieran ayudado a sobrevivir, (siendo muy positiva).

Igual (creando los escenarios mas irreales) si nuestra madre en el momento de su alumbramiento hubiera estado en un crucero y este hubiera naufragado. El parto se hubiera producido en el mar...seguramente también hubiéramos sobrevivido porque el agua es el medio mas propicio para que continue la vida del recién nacido,(desde luego si no entra en contacto con el aire). En el mar hay muchos alimentos propicios para la supervivencia del niño y quien sabe ... se hubiera convertido en un individuo-acuático.

Entonces todo está en los datos que entren en el cerebro en el momento de nacer. Ciertas religiones basan sus preceptos en esta manera de ver las cosas. Mas bien, cuando un individuo nace es momento de dolor y pena, saben que el individuo estará prisionero mientras dure su estancia por la tierra. Prisionero de su ego y de las cosas materiales.

Cuando se muere, se produce una euforia en la gente porque saben que el alma del muerto va a continuar libre y solo, su camino hacia LA VERDAD.

Es a cada uno de nosotros que nos toca discernir como acojamos la  SOLEDAD.

Autora: Cecilia Zevallos Petroni

1 comentario:

  1. Los verdaderos compañeros son los árboles, las hierbas, los rayos del sol, las nubes que corren en el cielo crepuscular o matinal, el mar, las montañas.
    Que maravillosas palabras estimada Ceciely.

    Bizus.

    ResponderEliminar

Vosotros sois luceros que alumbran el sendero que me lleva al inconmensurable espacio infinito. Mil gracias por dejarme vuestra estela luminosa.