6 mar. 2011

ENERGÍA - ADN - REACCIÓN ... I - II - III

I PARTE:
GREGG BRADEN

Diseñador de sistemas de computación aeroespaciales y geólogo jefe de Philips Petroleum, es un científico conocido hoy por unir el mundo de la ciencia y el mundo espiritual.

INTRODUCCIÓN

El descubrimiento del Gran Código Isaías en las cuevas del Mar Muerto en 1946 ha revelado claves sobre nuestro papel en la creación

Entre estas claves se encuentran las instrucciones de un modelo “perdido” de orar que la ciencia cuántica moderna sugiere que tiene poder de sanar nuestros cuerpos, traer paz duradera a nuestro mundo y, quiza, prevenir las grandes tragedias que podría enfrentar la humanidad.

En las palabras de su tiempo, los Esenios nos recuerdan que cada oración ya ha sido contestada.

Cualquier resultado que podamos imaginar y cada posibilidad que seamos capaces de concebir, es un aspecto de la creación que ya ha sido creado y existe en el presente como un estado dormido de posibilidad.

Desde esta perspectiva, nuestra oración basada en los sentimientos deja de ser “algo por lograr” y se convierte en “acceder” al resultado deseado que ya está creado.

EXPERIMENTO

En este experimento, se recogió una muestra de leucocitos (glóbulos blancos) de varios donantes. Estas muestras se colocaron en una habitación con un equipo de medición de los cambios eléctricos.

En este experimento el donante era colocado en otra habitación y sometido a “estímulos emocionales” provocados por videos que le generaban emociones. El ADN era colocado en un lugar diferente al del donante, pero en el mismo edificio.

A qué están conectadas las partículas de luz? Gregg Braden dice que estamos impelidos a aceptar la posibilidad de que existe un Nuevo campo de energía y que el ADN se está comunicando con los fotones por medio de este campo.

El donante y su ADN eran monitoreados y cuando el donante mostraba alteraciones emocionales (medidos en ondas eléctricas) el ADN expresaba RESPUESTAS IDÉNTICAS Y AL MISMO TIEMPO.

Los altos y bajos del ADN COINCIDIERON EXACTAMENTE con los altos y bajos del donante.

Se quería saber cuan lejos se podían separar el donante de su ADN y continuar observando ese efecto. Pararon de hacer pruebas al llegar a una separación de 80 Kilómetros entre el ADN y su donante y continuaron teniendo el mismo resultado. Sin lapso y sin retraso de transmisión.

El ADN y el donante tuvieron las mismas respuestas al mismo tiempo Qué significa esto? Gregg Braden dice que esto significa que las células vivas se reconocen por una forma de energía no reconocida con anterioridad.

Esta energía no se ve afectada ni por la distancia ni por el tiempo. Esta no es una forma de energía localizada, es una energía que existe en todas partes y todo el tiempo.
                                                                                                                                          
CONTINÚA...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vosotros sois luceros que alumbran el sendero que me lleva al inconmensurable espacio infinito. Mil gracias por dejarme vuestra estela luminosa.